El kimchi, un plato para las personas de todo el mundo que entrega el amor de la madre

En Ansan, una ciudad multicultural donde más del 10 % de su población son trabajadores extranjeros y mujeres inmigrantes, se llevó a cabo un evento significativo: el Festival de Preparación de Kimchi para Compartir el Amor de la Madre. Este festival es organizado todos los años por la Fundación Internacional WeLoveU justo antes del invierno. Su decimoquinto festival se realizó en la mañana del 6 de noviembre en la Plaza Cultural de Ansan.

Más de 200 miembros de la fundación incluyendo a la Presidenta Zahng Gil-jah, y cerca de veinte amas de casa de familias multiculturales y estudiantes extranjeros participaron en el evento para experimentar la cultura de preparación de kimchi de Corea y compartir el amor con el prójimo. También participaron en el evento algunos familiares de diplomáticos en Corea de Uzbekistán e Iraq; la Sra. Im Mi-jeon, esposa de Je Jong-gil, alcalde de Ansan, y Min Byeong-gwon, representante de la organización no gubernamental “Pueblo Verdadero de Ansan”. El actor Kim Seong-hwan (embajador de buena voluntad de la fundación), la actriz Choi Ye-jin y los cantantes Lee Seung-hun y Yun Tae-gyu que siempre han estado con la fundación para ayudar a nuestro prójimo, prepararon kimchi juntos a pesar de sus apretadas agendas.

En este día la Presidenta Zahng comentó: “Cada invierno, me preocupo por las personas que están pasando por un momento difícil, pensando en lo solitarias que deben de estar y el frío que deben sentir”, y explicó el propósito del evento: “La preparación de kimchi es la manera en que nuestros miembros expresan su afecto”. Probablemente por los corazones cálidos reunidos, hizo calor todo el tiempo que estuvieron preparando kimchi. Desde las primeras horas del día se colocaron mesas de trabajo en la plaza donde se pusieron los ingredientes; se prepararon diecisiete ingredientes tales como coles y rábanos que los miembros habían cosechado unos días antes, y lavado y condimentado, pimiento rojo en polvo, ostras frescas, calamares y anchoas fermentadas.

Poco después de las diez de la mañana, la preparación de kimchi comenzó seriamente; fue un gran espectáculo ya que cientos de personas estaban preparando kimchi juntos en la plaza bajo la cálida luz del sol y el cielo azul. Los transeúntes se detuvieron y mostraron su interés en la preparación de kimchi a gran escala que no habían visto antes. En una esquina del evento, se organizaron paneles para explicar la historia del kimchi, la cultura de preparación de kimchi y el evento Festival de Preparación de Kimchi para Compartir el Amor de la Madre, en coreano, inglés y chino.

“Al principio no podía comer kimchi porque era demasiado picante, sin embargo, ahora lo como en cada comida. Pero es la primera vez que lo preparo.”

Las amas de casa de familias multiculturales, que no habían preparado kimchi por sí mismas, disfrutaron el evento, llamándolo “una experiencia increíble y feliz”. Un ama de casa filipina llamada Marissa que había estado en Corea diecisiete años, dijo: “Fue muy divertido hacer kimchi juntos”, y expresó su agradecimiento a su suegra por siempre preparar kimchi para ella. La esposa de un embajador en Corea exclamó: “¡No sabía lo divertido que es preparar kimchi! Fue muy placentero”.

La Presidenta Zahng mostró a los funcionarios de las embajadas extranjeras y a las amas de casa de familias multiculturales cómo preparar kimchi, y explicó sobre la cultura de preparación de kimchi de Corea. El consejero Ibrahim Khalil de la embajada iraquí dijo: “Pueden saber lo feliz que estoy con solo ver mi rostro”, y expresó su agradecimiento a la fundación por realizar el evento con buenas personas. La Sra. Lyudmila Fen, esposa del embajador de Uzbekistán, hizo un comentario favorable sobre el kimchi y dijo: “Tenemos un plato similar en mi país, pero no tiene tantos sabores como el kimchi. El kimchi de Corea tiene un sabor profundo y refrescante porque tiene todo tipo de verduras y mariscos”. La Sra. Im Mi-jeong, esposa del alcalde de Ansan, declaró: “Fue una gran oportunidad para que las familias multiculturales conocieran a algunos vecinos y se comunicaran con ellos preparando juntos kimchi, el plato típico de Corea”, y expresó su deseo de que todos se sintieran como una familia, a través de este evento de preparación de kimchi.

700 coles de kimchi, que pesaban más de 7000 kg, se prepararon por la mañana. El kimchi estaba pulcramente empaquetado envuelto con 10 kg cada uno y se lo entregaron directamente a 300 familias en Ansan, 200 familias en Suwon, 100 familias en Siheung y 100 familias en Hwaseong a través del departamento correspondiente de cada ayuntamiento. Los funcionarios que recibieron el kimchi expresaron: “Este sabroso kimchi que hicieron de todo corazón dará muchas fuerzas a los hijos de las familias de bajos ingresos, ancianos que viven solos y familias multiculturales”, y mostraron su agradecimiento a los miembros que trabajan arduamente cada año con el espíritu de compartir.

Tomando el kimchi que acababan de hacer, la Presidenta Zahng visitó a cuatro familias multiculturales. Quienes dieron la bienvenida a la presidenta y a sus acompañantes fueron las amas de casa de Bangladés, Uzbekistán y Camerún; ellas estaban en Corea por matrimonio o para estudiar en el extranjero. La Presidenta Zahng consoló a las que vivían en un país extranjero, y les preguntó si sus casas eran lo suficientemente calientes o si había dificultades mientras vivían en Corea, y les dio un cálido abrazo. Ella también entregó kimchi y solventó algunos gastos de calefacción, diciendo: “El invierno en Corea es frío. Es por eso que preparamos kimchi antes del invierno. Hicimos este kimchi con un corazón sincero, así que por favor, disfrútenlo y manténganse saludables y calientes”.

Lo que se les entregó a través del kimchi fue el tierno amor de una madre. Un ama de casa de Bangladés, que participó en el evento y preparó kimchi, dijo: “Sabía muy bien. Escuché que las madres coreanas lo preparan y se lo dan a sus hijas, y que todos los miembros de la familia se reúnen para prepararlo. Cuando lo pensé, recordé mucho a mi familia. Me siento muy feliz y agradecida”. Un ama de casa de Camerún expresó con una amplia sonrisa: “Me sentí muy feliz y agradecida cuando la presidenta me abrazó y me dijo que me amaba. Siento que hoy tengo una nueva familia en Corea. Mi madre está en mi país, pero hoy aquí en Corea siento el amor de la madre”.